República Dominicana es un país que ocupa aproximadamente dos tercios de la parte oriental de la isla de Santo Domingo en las Antillas Mayores. Es el segundo país más diverso y más grande del Caribe. Con vuelos directos desde las principales ciudades de Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá y Europa es un país que se destaca por la calidez de su clima y la hospitalidad de su gente. República Dominicana es un destino sin igual que cuenta con una naturaleza extraordinaria, fascinante historia y gran riqueza cultural. Rodeada por el Océano Atlántico hacia el Norte y el Mar Caribe hacia el Sur, al este con el Canal de la Mona (que la separa de Puerto Rico) y al oeste con la República de Haití. República Dominicana se enorgullece de contar con más de 1,600 Km. de costa y 400 Km. de las mejores playas del mundo. Republica Dominicana con una área de 48,442 Km2 ocupa dos tercios del lado Este de la isla Hispaniola, la cual comparte con la República de Haití. Tiene una Población de aproximadamente 10 millones de habitantes y disfruta de un soleado clima tropical durante todo el año. La temperatura promedio oscila entre los 25 ºC y 31 ºC, la temporada más fresca va de noviembre a abril, mientras las más cálida es de mayo a octubre. Habitada por los Taínos desde el séptimo siglo, la isla de Santo Domingo fue colonizada, en 1492, por Cristóbal Colón en nombre de la corona española, convirtiéndose esta en el primer asentamiento europeo permanente en el Nuevo Mundo. Cristóbal Colon le dio el nombre de La Española (Hispaniola) a esta isla cuando arribo en la costa norte. Para entonces se estimó una población de aborígenes Taínos en medio millón. Enfermedades contagiosas traídas por los españoles, la esclavitud y trabajos forzados diezmaron la población nativa.

Desde el 1492, los españoles mantuvieron el control sobre la isla, pero siguiendo una serie de saqueos por parte de piratas, la despoblación de la parte occidental de la isla permitió la ocupación gradual por parte de bucaneros y filibusteros franceses. Con el Tratado de Ryswick de 1697 se formaliza el cese de esta parte del territorio a Francia, quien llego a controlar la totalidad de la isla con el Tratado de Basilea (1795). Tras una serie de revueltas en 1804 se proclama la República de Haití, mientras en la parte este de la isla inicia una dominación francesa de 4 años bajo la administración del gobernador General Louis Ferrand. Tras un breve retorno al mando español, Haití invadió y ocupó Santo Domingo en 1822, situación que se extendería por 22 años hasta la declaración de independencia en 1844, estableciéndose la República Dominicana. El país cuenta con una fascinante historia, diversos museos y una apasionante experiencia cultural en música, arte y festivales; además de especialidades dominicanas como cigarros, ron, cerveza, chocolate, café, ámbar y larimar, etc. La capital es Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, es considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990, por ser la ciudad más antigua del Nuevo Mundo, por las primicias en sus construcciones coloniales y su influencia en la historia de América, Además de ser por excelencia una sofisticada ciudad histórica y cultural. Entre sus murallas y fuertes están la primera catedral, ayuntamiento, monasterio, alcázar, hospital, universidad (Universidad Autónoma de Santo Domingo), calle del Nuevo Mundo, etc. Es considerado el destino número uno de golf del Caribe y Latinoamérica, República Dominicana, deleita a sus visitantes con sus veinticinco campos de golf de renombrados diseñadores, rodeados de impresionantes costas, con majestuosas montañas de fondo. Además de escenarios naturales como cascadas románticas, costas espectaculares y relajantes hoteles y resorts, República Dominicana es el mejor destino para bodas y escapadas románticas. También ofrece las condiciones ideales para que grupos de ejecutivos de todas partes del mundo se motiven a realizar sus reuniones en el país.

Estructura del Estado

La Constitución de la República Dominicana define el sistema de gobierno como democrático, republicano y presidencial. El Gobierno de la República Dominicana es una democracia representativa con un Presidente. La constitución de la República esboza tres poderes claros del poder: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El Poder Ejecutivo está en la del Presidente, el Vicepresidente y Gabinete. Esto también incluye a los Ministros de Estados que han sido designados por el Presidente. Las elecciones para elegir tanto el presidente, vicepresidente, legisladores, alcaldes, regidores, son cada cuatro años y tienen derecho al voto cualquier ciudadano mayor de 18 años. El Poder Legislativo es ejercido por un Congreso bicameral compuesto por el Senado y la Cámara de Diputados. Actualmente hay 32 senadores y 152 diputados. El Poder Judicial está representado por la Corte Suprema de Justicia, los Tribunales de Apelaciones, los Tribunales de Tierras, Juzgados de Primera Instancia y Juzgados de Paz. Para Obtener más información sobre el Estado dominicano www.cig.gob.do

Características Económicas

La República Dominicana está categorizada por el Banco Mundial como una economía de ingreso medio alto y una de las características más destacables es la solidez del crecimiento en los últimos 60 años. Es una de las economías latinoamericanas de más rápido crecimiento en la última década, y tiene el potencial para que ese crecimiento sea más equitativo, y contribuya a reducir la pobreza y la desigualdad. Es una economía que depende principalmente, de la agricultura, comercio, servicios y, especialmente, turismo. Aunque el sector servicios ha sobrepasado a la agricultura como el principal proveedor de empleos (debido, sobre todo, al auge y crecimiento del turismo y las Zonas Francas), la agricultura todavía se mantiene como el sector más importante en términos de consumo doméstico y está en segundo lugar (detrás de la minería) en términos de exportación. Turismo y zona francas son los sectores de mayor crecimiento en la economía externa y en la economía doméstica, los sectores dinámicos de crecimiento han sido las comunicaciones, la construcción, la electricidad, el comercio y el transporte. La República Dominicana es la octava economía más grande de América Latina. El Lic. Danilo Medina, Presidente de la República, tomó posesión en agosto 2012 enfocándose en promover la transparencia y el buen gobierno, la agricultura, la economía solidaria, y la calidad de los servicios públicos.
Desafíos para el crecimiento Reforma del sector eléctrico: ampliar la capacidad generadora y diversificar la matriz energética; mejorar la gestión de las empresas distribuidoras; adecuar las redes; incrementar la recaudación para asegurar la auto sostenibilidad del sector; y focalizar las subvenciones hacia los más vulnerables. Empleos duraderos: asegurar mayor inversión en agricultura y turismo, además de fomentar políticas para promover a las PyMES. Eficiencia y mejores controles en la ejecución del gasto público: focalizar eficientemente el gasto público; proteger a los más vulnerables; y fortalecer a la sociedad civil para controlar a las instituciones. Estrategia Nacional de Desarrollo 2030: alinear mejor la información del presupuesto con los indicadores de resultados y metas estipuladas por la Estrategia Nacional. Los retos más importantes en este sentido consisten en aumentar el valor agregado de los productos de exportación, vía a un incremento en su contenido tecnológico. Este incremento puede ayudar a la innovación científica, la creación de mayor riqueza, la consolidación y expansión de los mercados de los productos nacionales y a la generación de empleo de calidad.

Aspectos Institucionales Durante las últimas décadas el país ha desarrollado una agenda agresiva de reformas con miras a transformar y modernizar las instituciones estatales. De esto se desprende la creación de comisiones de reformas que abarcan el poder ejecutivo, la justicia, el sector salud, las empresas públicas, entre otras. Igualmente importante ha sido la promulgación, en los últimos cinco años, de un marco jurídico amplio que cubre las áreas de gestión financiera del Estado, reforma del sistema de planificación e inversión pública, el fortalecimiento de la supervisión bancaria, la gestión de recursos humanos, así como la administración de la justicia. En este último aspecto, es relevante resaltar las reformas del sector que iniciaron con la reforma constitucional de 1994, que creó el Consejo Nacional de la Magistratura, encargado de la designación de los jueces de la Suprema Corte de Justicia. Con esto se tenía por objetivo despolitizar la designación de los titulares del alto tribunal. También se destaca la creación de la Escuela Nacional de la Judicatura y la del Ministerio Público, para la formación de jueces y fiscales, respectivamente.